jueves, 16 de febrero de 2012

Pensando en emigrar?



Sale un artículo en El País sobre los españoles que después de embriagados viendo los triunfos de muchos compatriotas en el programa Españoles por el mundo, deciden entre la desesperación y al esperanza,  gastar sus últimos recursos en un viaje que entre el desasosiego de la hipoteca y las escalofriantes cifras del paro español, se convierte en la única salida posible para su situación personal.

Españoles por el mundo es sin duda un programa interesante que particularmente ha tenido un gran logro, demostrar a una población muy grande que se puede emigrar y ser feliz, que España es maravillosa, pero que también existen otras maravillas. La mentalidad pueblerina de ¨como en España no se vive en ningún sitio¨, que me pregunto si sigue siendo cierta a día de hoy, porque vivir bien, viven en todas partes los que pueden y la de ¨Como en España no se come en ningún sitio¨, siempre y cuando, claro está, tengas algo que llevarte a la boca, porque si tu dieta se basa en sopas de sobre, te digo yo, que esas saben igualito en cualquier parte.  

Obviamente en tiempos de crisis los programas optimistas siempre se reproducen con mucha rapidez, a todos nos gusta pensar que hay una salida y después de mucho buscar, quizás terminamos creyendo que el éxito solo se encuentra fuera. Para muchos esta salida puede ser real, sin ir más lejos, nosotros decidimos emigrar a Irlanda debido a las oportunidades tecnológicas que ofrece, siendo a día de hoy, el mercado con mejores perspectivas futuras en el sector tecnológico europeo en los próximos años. Sin embargo, esa fuerza de crecimiento aún no se refleja en el resto de sectores. En Irlanda el paro alcanza el 15% y son muchas las empresas que se enfrentan a EREs, a reducciones de sueldo y jornadas compartidas.  En determinadas calles, llama la atención como pequeños negocios comerciales han ido desapareciendo y como algunas tiendas se encuentran liquidando por cierre de negocio. La economía en general está en crisis y los negocios familiares son los primeros en notarlo.

 Quiere decir esto que Irlanda no es un buen país para emigrar a día de hoy? Quiere decir simplemente  que tenemos que tener muy claro qué cosas tenemos para ofrecer y sobre todo, saber si esas habilidades son demandadas en el  lugar que elegimos como destino. Una gran cantidad de españoles se ha marchado a Noruega y se han visto durmiendo en las calles y comiendo a través de ayudas sociales. Han llegado empleados de la construcción acostumbrados al ladrillo y la teja para descubrir que no tienen ni idea de la construcción a base de madera y que  a día de hoy emigrar sin tener ni idea del idioma es una barrera que no se soluciona en un par de meses.  Nos guste o no y a pesar de ser el español la segunda lengua más hablada en el mundo, o emigramos a Latinoamérica o hay que apechugar con el tema del idioma antes de partir. No digo que tengas que tener un super nível de francés, noruego, inglés o chino, lo que digo, es que tienes que ser una persona competente, piensa que incluso para los trabajos más sencillos, las entrevistas personales siempre las tendrás que hacer en el idioma del entrevistador  y entre escoger a uno que se entera un poco de lo que estás diciendo y al que no se entera de nada,  la decisión no es muy difícil. 

Y en esto da igual que seas ingeniero, que  contable, que camarero.  He conocido ingenieros de telecomunicaciones, eléctricos, informáticos que  viendo como su perfil está 100% demandado, con unos sueldos muy atractivos y unas condiciones generales, muy buenas, no enviar el CV por no poder mantener dignamente una conversación telefónica cuando llaman para el primer contacto personal. Los he visto trabajando de Kitchen porter, con la esperanza de ganar la soltura y confianza necesarias, pero aferrados a círculos de habla hispana, lo que sin duda se convierte sin darse ellos cuenta, en un cáncer terrible que les impide avanzar.

Lo importante a día de hoy no es solo mostrar la vida de los españoles que salieron y triunfaron. Lo verdaderamente interesante sería crear un programa que hable de la otra cara de la moneda, de los que se fueron, ilusionados y tuvieron que volver. La emigración es como todo algo que depende de esfuerzo y suerte, no se trata de llegar y besar el santo, por lo menos no, en una gran mayoría, que al principio se las ve y se las desea en el proceso de adaptación. 

Si te consideras una persona capacitada, y tienes pensado emigrar, hazlo. España siempre estará ahí y la posibilidad de volver, también. La oportunidad de conocer otro mundo y otra cultura siempre es enriquecedora y dura.  Piensa que quizás el clima sea terrible, que vas a extrañar horrores a tu familia, que muchos momentos importantes te los vas a perder, que extrañarás al máximo determinados sabores y olores,  que habrán muchos momentos de soledad y desesperación...pero si a pesar de todo esto, sigues con la idea, hazlo,  salga como salga, no volverás a ver el mundo igual y habrás crecido como persona y serás más fuerte,  lo que al final, siempre es positivo. 

1 comentario:

Mi álter ego dijo...

Cuánta razón llevas. Yo nací en España, con trece años me fui a Uruguay, a los veintitrés volví. Consecuencias: 1) Tengo grandes amigos en dos grandes países. 2) Esté donde esté, echo de menos a alguien. Hay que sopesar muy bien los pros y lo contras. Un beso.